Sobre Archivo Abyecto

Apuntes sobre la generación de imaginarios neoextractivistas (Valparaiso región como caso de estudio)

Aunque gestado en épocas anteriores fue durante los años 80 que se evidencia el gran cambio económico, social y cultural por el que atravesó Chile hasta lo que actualmente conocemos como modelo desarrollista neoliberal.

Mientras la privatización de la vida se gestaba en el marco de los nuevos procesos de colonización al interior de un estado secuestrado por el régimen dicatorial, el modelo experimental del neoliberalismo se fortaleció durante los años noventa con la llegada al poder de la coalición de partidos políticos de centro izquierda, extendiendo y perfeccionando su monopolio político, social y cultural. De este modo, la dictadura cívico-militar sentó las bases, y la transición, al entrar de lleno en el proyecto postmoderno, profundizó las políticas de liberalización, desregulación y privatización. La Constitución promulgada en 1980 –y vigente hasta ahora- es la institucionalización de esta lógica totalizante, una especie de artefacto que prepara las condiciones para su supervivencia más allá del régimen militar.

En el caso del territorio central del pais, concretamente la región de Valparaiso, las consecuencias de una política centralizada basada en el desarrollismo económico parecen haber definido nuevas formas de segregación social. La devastación de amplias zonas que han visto mermada su calidad de vida producto de un modelo extractivista que ha propagado solo desierto, se evidencia a través de la usurpacion de recursos básicos como el agua hasta la mercantilización de las ciudades para el turismo. Estas son sólo algunas de las formas en que se visibiliza la nueva fase del desarrollo capitalista a nivel global, observadas desde experiencias locales.

En este sentido, la voluntad de generar un archivo de la abyección implica una reflexión sobre el lugar del documento en relación al arte, mas concretamente en relación a los regímenes de visualidad en el contexto de los nuevos paisajes generados a partir de las mutaciones geopolíticas y cognitivas del capitalismo. Digamos que, ahí donde se cruzan los campos de reflexión de los estudios visuales, la dimensión política de los imaginarios urbanos y las estrategias de negación crítica de las prácticas contemporáneas encontramos una serie de posibilidades para entender el arte como documento.

La ruta del Conconcagua o Aconcagua es el punto de anclaje para ocupaciones culturales diversas y sucesivas que germinaron a los alrededores de la ruta fluvial que atraviesa de este a oeste la región de Valparaíso conocido como río Aconcagua. En sus alrededores emergieron culturas preincaicas como las del valle de Quillota, con una considerable densidad de población desde por lo menos 2.000 años, cuando los grupos agroalfareros de las culturas Bato y Llolleo se asentaron en la ribera sur del curso inferior del río Aconcagua.

Caracterizados por su movilidad entre los valles centrales y las costas de con-con (que es donde desemboca el rio), los habitantes de este territorio representan formas de vida no expansionistas. Así como lo fueron posteriormente lxs pikunches, que es como en general fueron nombrados por los araucanos ( picun o pikun: norte y che: gente) a quienes vivían entre el río Choapa y el río Itata.

Los pikunches fueron agricultorxs con influencia de lxs diaguitas que habitaban más al norte, asentados entre la sierra y la costa del valle central. A fines del siglo XV, sus habitantes fueron dominados por el Imperio Inca, estableciéndose en el valle de Quillota el centro administrativo de wamani (‘provincia’) de Chile. El valle fue dividido en dos sectores: el alto u oriental, llamado «Aconcagua» y gobernado por Michimalonco, y el bajo u occidental, denominado «Chile» y señoreado por Tanjalonco; estableciendo mitimaes en varios puntos de la zona. De esta forma Quillota se había convertido hasta 1536 en el centro administrativo de la provincia incaica comprendida entre los ríos Choapa y Maipo. A la altura de la zona cordillerana de Petorca al norte de la región, la ruta del del inca bajaba hasta los valles centrales desde Alicahue. Esta zona aurífera representa hoy un punto crítico en torno al avance del desierto hacía el territorio central de Chile y ha sido declarada zona de escasez hídrica por el MOP.

Hacía la costa, concretamente en la ciudad de Valparaiso, a partir de 1982, con el auge del contenedor, se inició un proceso de modernización de equipos y administración del puerto, se construyeron explanadas, se adquirió equipamiento moderno y se cambió el sistema de operación portuaria, incorporándose finalmente el sector privado a las operaciones de movimiento de carga y descarga en el puerto chileno. El desmantelamiento de las actividades portuarias a través de la industrialización de los procesos ha tenido como consecuencia no solo la devastación de un área industrial básica en la economía local y estatal sino el inexorable socavamiento de las bases sociales que habían dibujado las relaciones en la esfera pública durante todo el siglo XX.

Posteriormente, y partir del nombramiento de la ciudad como Patrimonio de la Humanidad en el año 2003 la emergencia de un nueva economía centrada principalmente en una economía de servicios fortalece a la ciudad turística, provocando un escenario de profundos cambios y puntos de tensión con la ciudad logística, que aún hoy no logra definir el futuro de su borde costero.

Hoy, a más de diez años de ser designada como ciudad patrimonial por la Unesco, podemos observar desde una relativa distancia, las consecuencias en la trama social, no sólo de la especulación inmobiliaria sino la segregación social que tiene como resultado la configuración de una ciudad de postal. Aquí cabe poner especial atención a las rutas de resistencia, los instrumentos políticos y los modelos de representación puestos en juego.

Hacía el interior de la región, asistimos a la tecnologización agrícola y la especulación de agua y la tierra donde el modelo de desarrollo se ha basado fundamentalmente en el monocultivo y la explotación del suelo por parte del empresariado, la usurpación de napas subterráneas de agua y el inminente paso de la carretera eléctrica por la zona declarada reserva de la biosfera La Campana-Peñuelas. Estas acciones han terminado por provocar profundas problemáticas y han agravado las consecuencias de la privatización del agua, consagrada en la Constitución de 1980 y el Código de aguas de 1981.

 

Como parte de un ejercicio de observación de este proceso histórico, el objetivo es poner en relación la noción de documento con las prácticas en torno a la visualidad y las estrategias de visibilización construidas a partir de elementos narrativos dispares, incorporando imaginarios sobre las distintas formas de vida y resistencia territorial, rescatando el documento como lenguaje para la crítica, interrogando, a su vez, el rol de las imágenes y el arte en la historia.

En este sentido, la triangulación de un eje que funcione como lugar de interrogación para el futuro presente, se justifica por la emergencia de la vida frente a la devastación. La región de Valparaiso como caso de estudio, resulta particularmente interesante al ser un territorio que conecta el norte con el sur de Chile, no sólo a través de rios y cordones montañosos, sino desde influencias culturales y estéticas primitivas.

Así, la propuesta presenta una genealogía de la región de Valparaiso, una exploración y proximidad hacía las diversas articulaciones políticas que atraviesan y regeneran los modelos de representación histórica de la región. Estos serán explorados a partir de una serie de “Archivos Abyectos”; registros videográficos y televisuales, de carácter públicos y particulares. Buscando reflexionar en torno al documento visual, así como al valor de uso de la imagen en las políticas de promoción urbana y los modos en que dicha representación es reapropiada. Reúne esencialmente tres tipos de documentos: Publicaciones, por lo general editadas en serie y cuyos autores son artistas visuales e investigadores locales; Documentos, materiales especiales, entre los que se cuentan, por ejemplo, documentos de relevancia histórica que dan cuenta de la reconfiguración de la región a través de mapas, cartografías y capas de información. Y por último, visualidades, material fotográficos y audiovisuales realizados a partir de la observación en la zona.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *